MODELIZACIÓN NUMERICA PARA EL MEDIO AMBIENTE (MOMAC)

PRESENTACIÓN

Se puede considerar que el grupo MOMAC inició sus actividades de investigación en el año 1991 en el Departamento de Geofísica y Meteorología de la Universidad Complutense de Madrid. En ese año el grupo estaba constituido por cuatro miembros, de los que actualmente permanecen tres.

En el año 1993 el grupo consiguió desarrollar por completo un modelo numérico tridimensional de la atmósfera, llamado Modelo PROMES (acrónimo de PROnóstico a MESoescala). Se trataba del primer modelo matemático de simulación de la atmósfera desarrollado íntegramente por un grupo de investigadores en España, y hoy en día todavía lo sigue siendo.

Desde entonces, la versión inicial del modelo se ha ido progresivamente mejorando, introduciéndose esquemas numéricos más eficientes y parametrizaciones físicas más complejas. Actualmente la versión del Modelo PROMES puede compararse con cualquiera de los modelos numéricos de la atmósfera a mesoescala que se utilizan en los Servicios Meteorológicos europeos.

A partir de 1994 la actividad del grupo se dirigió a desarrollar una versión del Modelo PROMES para aplicarlo a investigaciones de clima y cambio climático. Con este propósito se implementó en el modelo una parametrización explícita de los procesos superficiales y se mejoró la de los procesos radiativos y de la convección nubosa profunda. Además de eso, se optimizó el código informático para que pudiera ejecutarse con mayor eficiencia en superordenadores vectoriales primero y posteriormente en superordenadores con decenas de procesadores en paralelo.

En el año 2001 el grupo se trasladó a la Universidad de Castilla-La Mancha, donde se integró en el Departamento de Ciencias Ambientales y en el Instituto de Ciencias Ambientales de Castilla-La Mancha (ICAM), donde se empezó a trabajar con un superordenador BULL NovaScale 6320 equipado con 32 procesadores Itanium2 en paralelo dispuestos en un nodo con memoria compartida. Actualmente se dispone de un superordenador mucho más potente (HPC con 40 nodos de 8 procesadores), donde se realizan las simulaciones con el Modelo PROMES aplicadas a:

  • Proyecciones de clima futuro a escala regional en Europa y Sudamérica en colaboración con grupos de investigación europeos e iberoamericanos.
  • Predicciones meteorológicas diarias operativas para la Península Ibérica con diversas aplicaciones, entre las que cabe destacar la localización de zonas con alto potencial eólico y el pronóstico diario de producción eléctrica en los parques eólicos ya instalados o el análisis del transporte y difusión de contaminantes atmosféricos emitidos desde fuentes puntuales y superficiales